COMPARTIR

Últimas Noticias

Representan los residentes un tesoro de conocimientos

26  Abril  2018

Detrás de esos rostros juveniles, de bata blanca y con sed de aprendizaje, los residentes médicos, se cierne un cofre lleno de conocimientos para cuidar la salud del paciente, bajo la tutela de su mentor.

Ese pensamiento mal encauzado de que la familia se pudiera mostrar renuente, o el mismo paciente, de ser atendido por un residente en los hospitales, ha desaparecido poco a poco con el tiempo porque es un estudiante de posgrado que cuenta con su cédula profesional como médico, y que está en una etapa de formación en el campo de la especialidad y va a ampliar su conocimiento en los diversos posgrados médicos.

"Hay una Norma Oficial de Residencias Médicas que dicta que los residentes son alumnos de posgrado que están cursando su especialidad, pero tienen una responsabilidad asistencial con la supervisión de un médico o profesor adscrito, para continuar evolucionando según la duración de su especialidad, que puede ser de cuatro a cinco años", explica el Dr. Antonio Dávila Rivas, Director Asociado del Área de Posgrados Clínicos de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de TecSalud.

Agrega que el médico o profesor adscrito que tiene a su cargo la supervisión del residente va evolucionando desde el primer año hasta el final de su especialidad, en un rango de lo más simple a lo complejo, de lo común a lo no tan común, para ofrecerle al residente ese acompañamiento en su proceso de formación", recalca Dávila Rivas.

"Cualquiera de los residentes de TecSalud es un miembro más del equipo que atiende al paciente, junto con el médico responsable, las enfermeras, el personal de radiología, así como los internos o estudiantes que están haciendo su labor de estudios profesionales en el área de la medicina, y cada vez más el paciente, la familia, y el mismo equipo de salud los valoran como una parte activa muy importante en el rol de la atención de la salud", agrega el doctor Dávila Rivas, también Ginecólogo.

"El tener residentes en un Centro Médico Académico como TecSalud, es también una constante de querer tratar de hacer mejor las cosas y de buena calidad", recalca, "porque son médicos que están al pendiente de que se logre la excelencia en relación a lo que están aprendiendo, y que realmente se lleve a cabo".

"Un residente en formación va a estar cuestionando, y exigiendo a su mentor, que lo que le ha enseñado, que es lo mejor en la medicina, lo aplique a los pacientes porque se debe predicar con el ejemplo", enfatiza el Director del Área de Posgrados Clínicos.

En un Centro Médico Académico, agrega, el rol del residente es fundamental como parte del equipo de salud para que los procesos se realicen con calidad y seguridad para el paciente, y de esta forma que éste no lo perciba como alguien de no tenerle confianza, sino todo lo contrario, porque su principal interés es procurar su bienestar. 

Al 100 por ciento en el Programa Nacional de Posgrado de Calidad 

Para mejorar la calidad académica y buscar una formación con exposición en campos clínicos diversos, así como preparar excelentes especialistas, desde el 2006 fueron creados los Programas Multicéntricos de Especialidades Médicas como una iniciativa de la Secretaría de Salud de Nuevo León en conjunto con la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de TecSalud.

En la Escuela se ofrecen 16 Especialidades Médicas y 14 cursos de Adiestramiento de Alta Especialidad, que están enfocados a profundizar en un área de especialidad.

"Es un convenio que -sin duda- el estar haciendo esta labor entre ambas instituciones, inmersos en este proceso de formación educativa, nos ha llevado a que el 100 por ciento de los programas de Especialidades Médicas estén acreditados en el Padrón del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) de CONACYT", comparte el doctor Dávila Rivas. 

En este padrón, se cuenta con cuatro categorías que son: Nueva Creación, En Desarrollo, Consolidado y Categoría Internacional. Cinco de los 16 programas de Especialidades Médicas han ido avanzando y, actualmente, se encuentran en la categoría de Consolidado, que es una antes de llegar a la categoría Internacional, la máxima distinción del PNPC y en la que se ubica la Residencia de Oftalmología.

"Una de las ventajas de estar en CONACYT es que constantemente estamos trabajando en hacer un autodiagnóstico, establecer un plan de mejora, y sobre todo no tener que decir que TecSalud y la Secretaría de Salud de Nuevo León son los mejores, sino que lo diga un tercero como CONACYT, apoyados por indicadores muy precisos, nos va a conducir a mejorar".

Cada programa de especialidad médica puede tener una vigencia de dos a cuatro años en el PNPC, y para mantenerse en ese nivel es necesario reacreaditarse o escalar a otra categoría. El año pasado se reacreditaron siete y en el 2018 serán cinco. "Y nos faltarían otros cuatro programas para el 2019", agrega el doctor Dávila Rivas. 

Requisitos para formar parte del PNPC

Dependiendo de la categoría -de las cuatro que consta el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC)- para que una especialidad médica sea acreditada es necesario que haya un plan de mejora, un claustro académico con profesores comprometidos y seleccionados, y es fundamental que exista el mentoreo o tutoreo continuo durante toda la especialidad, comparte el doctor Dávila Rivas.

"También se requiere la investigación, ética, movilidad; presentar una tesis como requisito de graduación y un trabajo publicable", agrega. "Es necesario que los residentes puedan acudir a otros contextos, ya sean nacionales o internacionales, para conocer los diferentes modelos de aprendizaje.

En la categoría Internacional se trabaja en conjunto bidireccional al tener una institución que sea el socio principal extranjero, que consiste en que haya un intercambio de docentes para realizar investigaciones conjuntas, así como compartir objetivos que son de valor, tanto para la institución extranjera como en TecSalud.

"Actualmente, estamos en un grupo en Latinoamérica, liderado por la Universidad Católica de Chile con otras universidades y escuelas de medicina de Sudamérica y Centroamérica, en donde estamos nosotros, para compartir indicadores, requisitos y así poder aspirar a rotar, tanto en Norteamérica y Sudamérica, y que eso genere valor a los médicos en formación", resalta. 

Nuevos proyectos

Para aumentar la oferta de cursos de Alta Especialidad, este año se suma a la lista el Posgrado de Cirugía Bariátrica. De siete aspirantes para ingresar, sólo uno fue elegido. "Ha sido una gran experiencia porque llegan alumnos de otros países y de diferentes estados de la Republica y, sobre todo, porque son especialistas que están profundizando en un área de especialidad médica".

Para el 2019 se planea la reapertura de la especialidad en Patología Clínica debido a que se requiere seguir formando patólogos clínicos y la sociedad del país así lo demanda, comparte el doctor Dávila Rivas. "Además es una residencia muy importante dentro del equipo de especialidades médicas en un hospital o Centro Médico Académico", agrega.

Uno de los objetivos en la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, es integrar aún más a los residentes en los siete grupos de enfoque de investigación que existen, aunado a las tres o cuatro líneas de investigación de CONACYT, y generar un círculo virtuoso para que los estudiantes de posgrado puedan entender el proceso de investigación clínica en ese universo de investigación que se está generando, explica el Director del Área de Posgrado.